Sebastián Cava

Suele creerse que un fotógrafo se atrinchera detrás de su objetivo para captar la realidad ajena. Pero los que me conocen dicen que llevo la aventura por bandera en cada nuevo trabajo que realizo. Me involucro, me emociono y siento cada celebración como si fuera la mía propia.

Y en parte lo es, porque busco reflejar mi pasión y creatividad como la seña de identidad que me diferencia. Yo no hago sesiones de fotografía para bodas, yo creo experiencias. Para ello, busco rincones naturales sin explotar tan extraordinarios como la pareja que retrato.

La vida es como la fotografía, solo hay una que es la buena. Esa imagen que te transmite que lo has hecho bien. Esa que te cuenta la historia de los novios, sin poses, con naturalidad y un puntito de diversión. Y tanto en mi vida, como en mis fotografías, se ve el amor que siento por mi profesión y la libertad que me da inmortalizar historias. ¿Me contáis la vuestra?

Todo empieza antes

Como quiero estar a vuestra altura vamos a empezar a lo grande: Conociéndonos. Y para ello, una sesión antes del gran día es el mejor lugar y momento para que mi objetivo y yo captemos vuestra verdadera esencia.

Es una primera toma de contacto en un ambiente íntimo pero distendido que os ayudará a familiarizaros con mi trabajo mientras que nos lo pasamos bien. Ya lo veréis. Hay mucha historia, concretamente la vuestra, reflejada en esas primeras imágenes.

La aventura de una postboda

¿Quién dijo que una boda es cosa de un solo día? La aventura continúa. Los nervios del gran día ya han pasado, así que ahora toca relajarse y, sobre todo, disfrutar. Y tener ganas, como pareja, de ir un paso más allá del camino que habéis decidido tomar juntos.

Y esos pasos comienzan en una sesión de fotos conmigo. Un amigo al que ya conocéis. Y que va a ayudaros a conseguir que la esencia de esa fecha tan especial perdure un poco más en el tiempo.

¿Habéis oído anécdotas de postbodas? Pues conmigo vosotros vais a empezar a contarlas como parte de un recuerdo inolvidable.

Viaje a Argentina

12.000 kms con 12.000 oportunidades para inmortalizar una experiencia única en la vida. Un compromiso, por parte de unos novios que me conocieron en Youtube, me llevó a saltar el charco y lo que viví allí con ellos me hizo comprometerme aún más con mi oficio, mi profesión y mi pasión.

¿Viajamos juntos?

Contacto

Escríbeme y conozcámonos ahora